fbpx

La experiencia de usuario en e-learning no se debe relegar a un segundo plano, sino que debe tomar el protagonismo que merece para conseguir el éxito de cualquier curso online.

Los contenidos de un curso son su pilar fundamente, su base. Sin ellos, el curso pierde todo el sentido.

Nunca se debe olvidar, sin embargo, la importancia de la forma en que interaccionan los alumnos con los contenidos. Es decir, la experiencia de usuario (UX).

La experiencia de usuario (UX) en e-learning

La experiencia de usuario no es un concepto exclusivo del e-learning, tiene su origen en el mundo del marketing y su aplicación en multitud de campos.

En este caso, como imaginarás, voy a centrarme en qué es la experiencia de usuario (UX) en e-learning.

Cuando creamos un curso online, sea del tipo que sea, tenemos un objetivo claro: conseguir que los contenidos del curso lleguen al usuario. Para ello, resulta crucial disponer un entorno adecuado para ello. La forma en que el alumno (usuario) interacciona con los contenidos del curso y la vivencia que se produce en este proceso conforman la experiencia de usuario (UX).

La experiencia de usuario (UX) en e-learning se puede definir, por tanto, como el proceso de organizar y estructurar los contenidos del curso atendiendo a las necesidades del alumno y facilitándole el proceso de aprendizaje.

El diseño basado en la experiencia de usuario (UX) resulta de gran importancia en e-learning para conseguir experiencias de aprendizaje sencillas e intuitivas. El objetivo debe ser simplificar al alumno el proceso de aprendizaje.

El concepto de experiencia de usuario (UX) en e-learning se encuentra estrechamente relacionado con el diseño instruccional o tecnopedagógico. La unión de ambos conceptos, permite crear experiencias de aprendizaje efectivas.

¿Por qué es necesario prestar atención a la experiencia de usuario (UX) en e-learning?

La formación a distancia permite ampliar las fronteras de la formación, generando contenidos que pueden consumirse en tiempos y espacios separados.

Ésta es una de sus grandes ventajas y uno de los motivos por el que el número de alumnos de formación a distancia o e-learning aumenta año tras año.

La otra cara de la moneda del éxito del e-learning es la elevada tasa de abandono asociada a los cursos online.

Las razones para ello son complejas y variadas. Contenidos planos, falta de interactividad, metodologías pasivas, poco impacto de los contenidos,… La lista podría ser muy larga y tan variada como tipos de formaciones existen. Existen muchísimos errores frecuentes en e-learning que pueden llevar a ello.

En muchas ocasiones, se focaliza de forma obsesiva en los contenidos como causa de este abandono. Gran error, como te imaginarás. He visto cursos con excelentes contenidos a nivel didáctico no llegar a despegar o caer en el olvido del 80% de los participantes iniciales.

Es evidente que el contenido del curso es el pilar del mismo. Sin unos buenos contenidos no vamos a ningún sitio y eso es indiscutible. Sin embargo, es necesario empezar a mirar más allá de ellos y darnos cuenta de la importancia de la usabilidad y la experiencia del alumno.

La experiencia de usuario (UX) al consumir los contenidos del curso será básica para el éxito del mismo. Es necesario diseñar escenarios formativos claros, intuitivos y ágiles que impulsen al alumno a seguir adelante.

Los alumnos abandonaran aquellos cursos con una usabilidad que implique una curva de aprendizaje elevada. En tiempos de inmediatez y poco tiempo libre, necesitan contenidos fáciles de consumir para dedicar su tiempo a la comprensión de los contenidos, no del entorno.

Aspectos clave para mejorar la experiencia de usuario (UX) en e-learning

El factor clave en la creación de cursos o recursos con una experiencia de usuario (UX) adecuada es focalizar en crear contenidos de fácil consumo.

Es decir, no es suficiente con disponer de los mejores contenidos, éstos deben mostrarse de forma eficiente, intuitiva y sencilla.

Para conseguirlo, algunos de los aspectos que se deben tener en cuenta son los siguientes:

Información clara y accesible

Una de las cosas que más puede odiar cualquier alumno es no disponer de la información sobre el curso desde el inicio, accesible en todo momento y clara.

Cualquier alumno querrá saber cuánto tiempo dedicar al curso, los pasos a seguir para finalizarlo, el temario del mismo, que deberá hacer o qué apartados puede consultar.

El tiempo es, probablemente, lo más preciado de los alumnos de tu curso, por lo que querrán saber en qué y en qué medida lo invierten.

Pónselo fácil. Informa de forma clara sobre la duración del curso, de cada tema y de cada recurso, para que puedan decidir de forma ágil cuándo realizarlo.

Usabilidad y navegación simple

Una interfaz con multitud de apartados distribuidos de forma ineficaz y saturada puede llevar a cualquier alumno al colapso.

Se debe prestar atención al diseño de una interfaz simple y clara, con toda la información y apartados fácilmente accesibles.

Este apartado parece simple y se descuida a menudo, pero es todo un reto en el diseño de experiencias de usuario en e-learning.

Guión claro

La improvisación no debería tener un papel protagonista en el diseño de un curso online. Debe existir un guión claro basado en los objetivos del curso que tome las riendas del desarrollo del curso.

Evidentemente, se acabarán improvisando algunos pasos. Pero siempre sobre una base, sobre el análisis y estudio previo que da lugar al guión del curso.

Si el diseñador del curso tiene claro qué pasos se dan y se darán, resulta mucho más sencillo guiar a los alumnos por ellos.

Incentivar la interacción y la participación activa

El alumno debe ser el protagonista del curso. Sentirse el auténtico protagonista desde el primer instante en que accede.

Desde ese mismo momento, resulta preciso mantener al alumno activo. Es decir, facilitar recursos y experiencias para que el alumno pueda personalizar su aprendizaje y participar activamente en él.

Esta participación activa en el curso generará motivación y estimulará las ganas de continuar adelante con el curso. Además de evitar el sentimiento de soledad al que hacen referencia multitud de estudiantes online.

Conseguir impacto visual

El factor visual es un gran ignorado en el diseño de cursos e-learning, pese a la evidencia de que un curso que consiga crear impacto visual será difícilmente olvidado.

Por tanto, prestar atención a los elementos visuales del curso y crear un diseño acorde a los contenidos, claro y efectivo será uno de los factores clave para diseñar experiencias de usuario en e-learning.

Conclusiones

A medida que crece el sector del e-learning, la importancia de un buen diseño de experiencias de aprendizaje y de un buen diseño tecnopedagógico se vuelve más evidente.

Atrás han quedado (o van quedando) aquellos que focalizan en contenidos tan buenos como densos sin prestar atención a la forma en que el alumno los recibirá.

¿Quieres estar al día sobre e-learning, diseño tecnopedagógico y recursos TIC para la formación?
¡Anímate a suscribirte!

¿Quieres crear un curso y no sabes por dónde empezar?

¿Quieres descubrir cómo crear materiales formativos para e-learning?

¿Quieres descubrir las mejores herramientas TIC para tu día a día educativo?

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte las publicaciones, promociones, servicios y/o recursos exclusivos que ofrecemos desde Tres punto e-learning. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. El destinatario de tus datos (la herramienta que utilizamos) es Mailrelay, ubicada en España. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos aportados en info@trespuntoelearning.com.

Sígueme en Feedly

 Suscríbete y recibe contenidos en exclusiva

You have Successfully Subscribed!